Aunque se pueda pensar que Tarragona sólo es un destino de playa más, la ciudad esconde más de 2.200 años de historia y fue declarado en el año 2000 como Patrimonio de la Humanidad. 

Tarragona, o Tarraco, como se conocía antiguamente, es una ciudad de origen romano, está llena de monumentos de la época camuflados entre los edificios de construcción contemporánea. Aunque no lo parezca, el anfiteatro, que aún se conserva en buen estado, tenía una capacidad de 30 mil personas. Si lo visitáis con un guía, podréis conocer todas las tradiciones romanas y el ambiente que se vivía en la que fue capital del Imperio Romano. Sin duda, una ruta digna de destacar. 

Os recomendamos también un paseo por el barrio de pescadores de El Serrallo, donde encontraréis muchos bares y restaurantes dónde podréis tomar algo con unas vistas increíbles al mar, o disfrutar de un buen plato de pescado fresco en sus terrazas. 

Y, por supuesto, no podemos olvidar que Tarragona se encuentra muy cerca del famoso parque de atracciones PortAventura World, que actualmente alberga también FerrariLand. 

Sin ninguna duda, Tarragona merece una visita para descubrir todo lo que ofrece: historia, playa, ocio y diversión para todos. ¡Que no se os escape!