Tossa de Mar, una población conocida por todos por sus paradisíacas playas y su increíble muralla, tiene una gran historia detrás. Para recuperar su origen debemos viajar 6.000 años atrás, en el neolítico. De esa época aún podemos encontrar dólmenes, menhires y utensilios de piedra y cerámica.

Aún así, fue a partir del año 100 cuando los romanos empezaron a poblar Tossa de Mar, anteriormente conocida como Turissa. Una de sus villas, la Villa Romana dels Ametllers, se situaba justo en el centro de la población y hoy en día se puede visitar. Esta villa se construyó entre el siglo I a.C. y el siglo VI, y es el mayor yacimiento romano de la zona. 

El castillo de Tossa de Mar data, aproximadamente, del 1186, cuando aparece por primera vez en los textos. También cabe destacar que, dónde hoy encontramos el faro que vigila el océano, muchos años atrás encontrábamos una torre de vigilancia medieval para mantener la seguridad de la villa. 

Sin duda, Tossa de Mar es una población llena de historia y con mucho que contar, que combinado con sus espectaculares playas hacen de la ciudad una visita obligada.