¿Quién dijo que para descubrir el paraíso se tenía que ir lejos?  En la Costa Brava, ese trozo del litoral del mediterráneo español que se extiende desde Blanes hasta la frontera de Francia, encontramos increíbles playas que os harán sentir en el paraíso. Escoger sólo de ellas es una tarea muy complicada, pero, para nosotros, estas son las cinco playas que no podéis dejar de visitar cuando vengáis a la Costa Brava. 

Cala Pola en Tossa de Mar

Aunque la Cala Pola es muy pequeña y sólo tiene apenas 70 metros de ancho, su tamaño la convierte en toda una belleza natural. Aunque hay un camping al lado, esta playa en Tossa de Mar es de acceso público y para todo el mundo. 

Cala Tamariua en El Port de la Selva

Situada en pleno Cap de Creus, la Cala Tamariua es un rincón de naturaleza en su máximo esplendor. Sus aguas cristalinas hacen de esta playa situada en el pequeño pueblo llamado El Port de la Selva un paraíso. 

Aiguablava en Begur

En un entorno prácticamente virgen encontramos la playa Aiguablava en Begur, que con su privilegiada situación geográfica ofrece una sensación única. Además, encontraréis un restaurante para cuando empecéis a notar el hambre. 

Cala Portaló en Cadaqués

Esta cala, también ubicada en el Cap de Creus, en el punto más oriental de la Península Ibérica, se encuentra entre los acantilados. La cala Portaló es un rincón donde la naturaleza domina en su totalidad y dónde no hay rastro de la huella humana. ¡Todo un lujo!

Cala Garvet en Colera

Justo antes de entrar en el pequeño pueblo de Colera encontramos la Cala Garvet, una cala muy tranquila, con poca gente, mucha calma y unas aguas limpias y transparentes. Es, sin duda, la playa ideal para practicar esnórquel o submarinismo. 

¿Cuál es vuestra favorita? ¡Queremos conocerla!