El particular modo de celebrar las fiestas es seña de identidad propia de cada territorio. Una ocasión perfecta para disfrutarlas y conocer algunas de ellas es en España en Semana Santa. Más allá de las populares procesiones, cada rincón del país esconde una tradición para celebrar a su manera estos días festivos. Hoy vamos a repasar algunas de ellas para que puedas escoger cual de estas quieres vivir durante las vacaciones.

 

La mona de pascua en Cataluña, un ritual delicioso

Días antes de la llegada de Semana Santa las monas de Pascua inundan los aparadores de todas las pastelerías y panaderías de la región. Desde los pueblos más pequeños hasta las grandes ciudades estas delicias, normalmente de chocolate y con elementos decorativos con forma de polluelos, resultan apetitosas para todo el mundo. Como marca la tradición, el padrino o la madrina debe regalar una de estas tentadoras y sabrosas monas a su ahijado y esperar hasta el Lunes de Pascua para comerla junto con el resto de la familia.

 

Semana Santa Marinera de Valencia, ruidosa y llena de significado

Debido a su estrecha relación con el mar, de ahí el nombre, Valencia celebra una de las tradiciones más peculiares del país al lado del mediterráneo. El domingo de Gloria, cuando las campanadas anuncian las 12 de la noche, momento en que comienza la procesión de Gloria, los vecinos de los barrios marítimos lanzan platos, pucheros y aguda desde las ventanas y balcones de sus casas para celebrar la resurrección de Jesús. El “trencà dels perols” es además, una noche llena de música y de carácter abierto que hace disfrutar a todos sus asistentes de una noche excepcional.  

 

Sabrosas torrijas

El origen de las torrijas se remonta siglos atrás y comerlas durante Semana Santa es una tradición extendida por casi todo el territorio español. Dependiendo de la comunidad autónoma, su elaboración varía, desde encontrarlas bañadas en leche hasta elaborados con pieles de naranja o limón e incluso con vino. Una tradición muy apreciada para los más golosos.     

 

La Danza de la Muerte de Verges

Durante la procesión de Jueves Santo en Verges, se celebra la Danza de la Muerte. Este ritual está compuesto por cinco esqueletos, una guadaña, un reloj sin brocas y un plato de ceniza que al ritmo de un tambor, las figuras bailan de forma macabra simbolizando el terror que sembró la peste negra y al mismo tiempo, como el cristianismo fue una esperanza sobre la muerte.

 

Ahora que conoces algunas de las tradiciones asociadas la Semana Santa, ¿Cuáles son tus favoritas?