Cada mes de mayo, la ciudad de Córdoba abre sus patios durante 12 días para la Fiesta de Los Patios.

Los patios de Córdoba no son meros patios, son una puerta al pasado de la vida local. Creados durante la era mesopotámica, fueron incorporados a la infraestructura de las villas por los romanos como refugio para soportar el calor en verano.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by L. P.L. (@lupl1972) on

Sin embargo, fueron los musulmanes quienes elevaron los famosos patios de la ciudad de lo funcional a lo bello. Los moros los transformaron en visiones de cuento de hadas de cestas colgantes desbordantes de rosas y geranios, fuentes de agua bordeadas de árboles frutales y lujosos muebles para recibir a los huéspedes. Naturalmente, se convirtieron en lugares de reunión de las comunidades -tradición que aún hoy está presente, y que se acrecentó durante el festival- en un concurso de toda la ciudad en el que los vecinos compiten para crear los patios más elaborados de Córdoba. Normalmente privados, los patios se abren al público de forma gratuita.

La fiesta es muy importante para Córdoba: hay compañías de flamenco, conciertos improvisados y fiestas callejeras, y bares pop-up donde el vino fino local fluye libremente.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by CasaEspañaSète (@casaespanasete) on

Sin embargo, hay muchos lugares de Andalucía donde se pueden admirar los patios más allá de Córdoba; Estepona, Chipiona, el casco antiguo de Marbella, Frigiliana, Ronda, etc.