Si nos preguntan cuál es la bebida más famosa de España seguro que todos coincidimos en la misma: la sangría. Reconocida en todo el mundo por su increíble sabor, la sangría está protegida por el Parlamento Europeo y autenticó en 2014 la receta y sus características para que no se pueda llamar sangría aquello que no lo es.

Aunque cada uno tiene sus trucos especiales para conseguir la mejor sangría, su receta básica es muy sencilla y podréis hacerla en casa para revivir los veranos en la costa mediterránea. ¿Estás listo?

Vas a necesitar los siguientes ingredientes para cuatro personas:

  • Un litro de vino tinto: aunque no es necesario que sea muy bueno, os recomendamos que sea un vino joven y con graduación.
  • Dos naranjas de zumo exprimidas, o el zumo de dos limones.
  • Cuatro melocotones en trozos.
  • Tres cucharadas de azúcar.
  • Hielo.
  • Opcionalmente, gaseosa o ron.

Primero deberéis pelar y trocear los melocotones y ponerlos en una jarra grande, añadirle el vino, el azúcar y el zumo de las naranjas o los limones. Después de mezclarlo todo bien, se debe dejar reposar en la nevera un mínimo de dos horas. El hielo se le debe añadir justo antes de servirla para evitar que se ague y que se pierda su sabor. ¡Y ya tendréis vuestra sangría!

¿Quieres innovar un poco? Si quieres que contenga menos alcohol prueba de añadirle gaseosa. Si te gusta más el contrario, más fuerte, se le puede añadir un poco de ron. Si tienes problemas encontrando melocotones puedes cambiarlos por manzanas, pero siempre deben ser frutas duras (y no en almívar o similares).